Florida Lions Eye Bank
 

 

Switch to English

Historias de Recipientes


Conozca aquellos que han recibido la belleza de la vista



Bridgette Breault

 

Trasplante de Córnea pone la vida de Bridgette de nuevo en orden.

 

Sucedió en Mayo del 2008. Un extraño accidente que resultó en la explosión de una botella de vidrio y convirtiendo los fragmentos de vidrio en proyectiles que volaron hacia uno de los ojos de Bridgette Breault. Una residente del condado de Broward de 32 años de edad, fue trasladada de urgencia al Bascom Palmer Eye Institute de la Universidad de Miami.

 

El pronóstico no era bueno. Hubo cinco cortes profundos en su ojo y su párpado también fue lacerado. Los oftalmólogos no estaban seguros de que su ojo se podría salvar. Después de dos horas de cirugía, puntadas y un pegamento especial para sellar o juntar su tejido ocular, ella se fue a casa sin saber si volvería a ver con el ojo lesionado.

 

Durante todo el verano Bridgette estuvo apenas móvil, incapaz de levantar la mayoría de los objetos o incluso lavarse los dientes. El simple acto de agacharse le causaba dolor y la posibilidad de romper las suturas. A medida que las semanas se convirtieron en meses, Bridgette siguió sufriendo un intenso dolor físico y emocional. Tenía que mantener el ojo cubierto e incluso llevar gafas de sol en espacios interiores debido a la sensibilidad de luz.

 

“Debido a la magnitud del trauma en el centro del ojo de Bridgette, estaba claro que sería necesario un trasplante de córnea,” dijo el profesor Leejee Suh, M.D. del Bascom Palmer Eye Institute, que en última instancia llevaría a cabo el trasplante de córnea. Todo esto fue particularmente difícil para Bridgette debido a su estilo de vida activo. Enérgica y atlética, le gusta la playa y la natación, el ejercicio al aire libre y actividades con sus amigos.

 

Otro problema fue la edad de Bridgette. Puesto que ella es joven su cirujano prefiero utilizar tejido de la córnea de una persona joven. Aquí es donde el Banco de Ojos de los Leones de la Florida jugó su papel importante en la localización y la preparación del tejido para el trasplante.

 

A principios de Septiembre, el tejido perfecto de un donante de 41 años de edad, llegó a estar disponible.

 

“Cuando me enteré de que una córnea llegó para mí, pensé que era el día más feliz de mi vida,” dijo Bridgette. “Entonces me di cuenta que el momento más feliz fue el día siguiente, cuando la cirugía se completó y el parche de gasa fue retirado y pude ver!” Y lo más importante, por primera vez en casi cuatro meses ella no tenía dolor. Un mes más tarde, Bridgette estaba de vuelta en el trabajo. Ella fue capaz de conducir de nuevo y estaba sanando rápidamente. “Con todo lo que he sufrido, he aprendido mucho sobre lo que es importante,” ella dijo. “Voy a llevar esa nueva perspectiva conmigo para siempre.”

 

 

Karin Williamson

 

Karin Karin Williamson siempre ha sido una mujer en movimiento. Antes de su jubilación el año pasado, ella era una administradora de atención médica en un hospital en el Sur de la Florida, que se especializaba en garantía de calidad. Ella no ha disminuido su ritmo de su trabajo. Ella habitualmente camina cuatro millas al día, ejerce su talento en un impresionante jardín subtropical, crea delicias gastronómicas horneadas en la cocina de su casa y alimentar su curiosidad como un lector voraz de todos los géneros. Pero su carrera y estilo de vida fueron amenazados con la pérdida gradual de la vista debido a la distrofia de Fucha, una enfermedad degenerativa poco común del endotelio corneal que afecta con mayor frecuencia a los pacientes en sus años cincuenta y sesenta.

Karin sufrió de problemas en sus ojos a lo largo de su vida, incluyendo el tratamiento de la ambliopía en su niñez. Ella piensa que la distrofia de la Fucha fue heredada de su madre. Cuando alcanzo la edad de los cuarentas la Fucha comenzó a afectarla, ya que su trabajo requería largas horas de estudio de datos e informes de computación. Con la disminución de su visión, ella aumentaba el tamaño del texto en su computadora y usaba una lupa para revisar hojas de cálculo impresas. En el 2010, ella visito a la especialista de la córnea, Carol Karp, MD, profesora de Oftalmología en el Bascom Palmer Eye Institute.

Últimamente se determinó que Karin necesitaría trasplantes de córnea en ambos ojos. La primera cirugía sería en su ojo "sano" una designación para toda la vida derivada a su ambliopía de infancia. Antes de la primera cirugía en octubre del 2010, el marido de Karin, Thomas, le dio un Kindle, un lector electrónico digital. "Me gusta leer libros, pero como yo no seré capaz de leer después de la cirugía, la mayoría de los libros descargado eran de audio," dijo ella. Pero tan sólo unas semanas después de la cirugía, Karin estaba de vuelta en el trabajo y leyendo con letras grandes en su Kindle. En abril del 2012, el otro ojo recibió una nueva córnea. Fueron dos córneas suministradas por el Florida Lions Eye Bank. Ahora, cuando Karin lee, lo hace con letras de tamaño normal. "Mi visión es muy buena," ella dijo.

 


 

 

Craig Herschoff

 

 

La suave brisa, las estrellas y las luces múltiples de la ciudad bailando a lo largo del horizonte... navegando de noche en las aguas del Biscayne Bay es uno de los pasatiempos favoritos de Craig Herschoff. Pero a medida que la enfermedad ocular degenerativa llamada distrofia de Fucha le robó lentamente su visión, Craig ya no podía ver los marcadores del canal y tuvo que renunciar a la alegría de navegar de noche.

Craig, un residente de North Miami Beach, primero se dio cuenta de un problema con su visión en octubre de 1999. Aunque se desconoce la causa de la distrofia de la Fucha, puede haber un factor genético. Con mayor frecuencia afecta a las personas en los cincuenta, y con Craig, llego justo a tiempo: él tenía 53. En su caso, la capa externa de sus córneas estaba reteniendo líquido y no se alimentaban correctamente. "A medida que avanzaba, se hizo muy doloroso porque las córneas comenzaron a dañarse", dijo Craig. Su única opción para retener su vista era un trasplante de córnea. Se llevó a cabo en su ojo izquierdo por el Dr. Richard Forster en el Bascom Palmer en julio del 2000, con el tejido suministrado por el Florida Lions Eye Bank.

"Al principio, mi visión era inestable. Con la nueva córnea borrosa y mi otro ojo cada vez peor, estaba básicamente ciego ", dijo Craig. "Mi esposa Nancy tuvo que terminar de trabajar para cuidarme. Fue una época difícil y ella una gran ayuda. "A medida que su cirugía inicial sanaba, su visión mejoró y finalmente fue de 20/20.

A los pocos meses, Craig se basaba casi por completo en su nueva córnea ya que la córnea en su otro ojo siguió deteriorándose. En septiembre del 2001, esta fue sustituida por una nueva córnea también suministrada por el Florida Lions Eye Bank. "Ahora mi visión es bastante buena. Puedo jugar a la pelota con mi hijo de 14 años, Matthew. "Craig también ha reanudado la navegación. "Me gusta navegar por la bahía, a veces hasta Elliot Key. Incluso me he navegado hasta los Cayos superiores ", dijo. "Casi perder mi visión me ayuda a apreciar lo hermoso que es estar en el agua."

 

 


 

Si desea contar su historia por favor enviarnos correspondencia a nuestras oficinas como se muestra en la página de contacto o enviar un correo electrónico a efcaraza@med.miami.edu. No vamos a difundir o publicar su historia sin su consentimiento.




Florida Lions Eye Bank

Calendario de Eventos


24 de Mayo, Miércoles
Board of Directors
6:00pm – 7:30pm
Ubicación por determinar
Miami, FL

3 de Junio, Sabado
Installation Dinner Gala
Ubicación por determinar
6:00pm – 10:00pm

 

 

Contacto

 

Florida Lions Eye Bank
900 NW 17th Street #348
Miami, FL 33136

 

Teléfono: (305) 326-6359
Línea telefónica gratuita:
(800) 329-7000 Ext. 6359

 

Correo electrónico general: info@fleb.org

 

Distribución correo electrónico: FLEBDistribution@med.miami.edu

 

 

 

 

 

Misión


En la lucha contra la discapacidad visual y la ceguera, El Banco de Ojos de los Leones de la Florida recupera, procesa y distribuye tejido ocular para cirugías para salvar la vista, ofrece el tejido y la financiación para la investigación y la formación oftalmológica, opera un laboratorio de patología para ayudar en el diagnóstico y el tratamiento del paciente. Además, proporciona educación profesional, así como la de la comunidad, para promover la donación de ojos.


 

 

Socios Cooperantes

 

Copyright © 2015
Florida Lions Eye Bank

All Rights Reserved

 

Web design by Lovett Creations